lunes, 13 de abril de 2015

1ª Becerrada de selección en la plaza de toros de Camas (Crónica)

El pasado domingo 12 de abril asistí a la primera selección del XIX Ciclo de Becerradas en Clase Práctica, la cual se ha celebrado en la plaza de Camas, a cuya escuela taurina pertenezco.
El festejo resultó muy entretenido y aunque solo se cortó una oreja, los novilleros demostraron sobre todo arrojo y muchas ganas para cubrir las lógicas carencias técnicas debido a su corto bagaje. Lógicamente, se notó mucho la diferencia entre los más cuajados y los que están aún más verdes.
Se lidiaron 6 becerros de Hermanos Torres Gallego, desiguales de juego y presentación y que en líneas general fueron manejables, con movilidad y algunos con muchas teclas que tocar. Quizá a alguno de los becerros, con las hierbas primaverales que fortalecen mucho a los animales, le hubiese venido bien un “picotazo”.
Le tocó abrir plaza a Álvaro Passalacqua, de la Escuela de Málaga, el cual tuvo que romper plaza con un público aún muy frío. Demostró mucho arrojo y valor, pero se le vio algo acelerado y faltó comunicación con el público. De todas formas, dejando a un lado el desafortunado lugar donde enterró la espada en el primer intento, estuvo digno y saludó una ovación.
En segundo lugar actuó Juan Pedro García, más conocido como “Calerito”, el cual ya arreó de salida en el recibo con el capote. “Calerito” es quizá el torero más cuajado de los seis que actuaron en este festejo y estuvo muy valiente y siempre por encima del becerro, al que cuajó un trasteo ligado, conectando con el público y mostrándose aparentemente fácil. Se prolongó un poco con los aceros y no tocó pelo, pero damos por seguro que pasará de ronda.
En tercer lugar llegó el turno de Ignacio Ostos, de la Escuela de Córdoba y que había arrastrado a un buen grupo de seguidores. El chaval no estuvo precisamente acertado, teniendo en cuenta también que su becerro no era fácil. Debido a sus todavía numerosas carencias técnicas, digamos que su faena no fue digna de mención.
En cuarto lugar salió con ganas Carlos Fernández, de la escuela de Camas, que se llevó el novillo más fuerte de todos. Carlos estuvo en novillero y arreó, intercalando tandas ligadas y limpias, con otras más enganchadas, con un becerro complicado. Al final de la faena el astado le volteó propinándole una fuerte paliza. Se repuso y cogió la espada, enterrando el acero a la tercera, por lo que todo quedó en ovación tras petición.
En quinto lugar toreó Uceda Vargas, quien ya se presentó al certamen en 2014. El chaval de la escuela de Sevilla, mostró muy buena actitud y muchas ganas, cambiando el tercio con una sola banderilla. También está más cuajado este torero, que cortó la única oreja de la mañana, tras una faena ligada.
Cerró plaza Raúl García, de la escuela de La Algaba, el más joven de los seis becerristas, a quien le dejaron el novillo de menos volumen. Raúl, suplió sus carencias técnicas con valor y con arrojo, ante un becerro que no fue fácil. Pero no perdió la sonrisa ni las ganas de agradar en ningún momento, así que no podemos pedirle más a quien lleva tan poco tiempo en esto, pues además se tiró encima del becerro en la suerte suprema.
Por último me gustaría resaltar la importancia que tienen estos certámenes, más aún en tiempos en los que se dan muchos menos festejos menores. Gracias a certámenes como éste, los jóvenes valores de la tauromaquia en Andalucía podrán, al menos, tener la oportunidad de rodarse y empezar a cuajarse, de empezar a saber lo que es “enfrentarse” a un público y sobre todo, y para mi lo más importante, poder sentirse torero.
 
Mario García Santos (@mario_garsan)
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario