miércoles, 22 de abril de 2015

Martes de farolillos: Toros de El Pilar para Finito de Córdoba, José María Manzanares y Daniel Luque.

Hoy, 21 de abril, martes de farolillos, era un día señalado en el calendario porque tenía lugar uno de los carteles más rematados de la Feria de Abril 2015. La terna estaba compuesta por el veterano pero en estado de gracia Juan Serrano “Finito de Córdoba”, que regresaba a La Maestranza tras varias temporadas de ausencia, por José María Manzanares tras su gran tarde el pasado sábado y por Daniel Luque, que regresaba tras la desastrosa tarde del viernes donde fallaron los  “montalvos”.
Se lidió una corrida muy bien presentada y con romana de El Pilar, muy en el tipo Aldenueva en líneas generales y que contó con dos toros cinqueños (4º y 6º). La corrida, (por supuesto con matices y excepciones), estuvo sobre todo falta de emoción y por tanto de casta, pues sin lo segundo no puede haber de lo primero.
En primer lugar salió “Portilloso”, colorado ojo de perdiz, al que “Finito” dejó buenos lances de salida sin llegar a ligar. Empujó el toro en el peto sin ser castigado en exceso y en la brega sufrió una fuerte costalada que bien pudo haberle mermado. Juan empezó de muy bella forma con muletazos por alto con la diestra para sacárselo hacia fuera. El toro, con complicaciones pero agradecido la tomó por abajo con clase y llegó una gran serie sobre la derecha con mucho gusto y de barbilla encajada que armó la escandalera. Siguió con otra serie con la derecha que remató con un bello y personal remate al que no soy capaz de ponerle nombre. La siguiente serie de naturales largos y templados arrancaron la banda del maestro Tejera. Empezó con un molinete para regresar a la diestra y llegó un inoportuno enganchón, el cual hizo olvidar con muletazos de nuevo de gran torería y hondura. Unos adornos finales preciosos precedieron a una estocada entera que requirió dos golpes de cruceta. No aparecieron pañuelos y nadie se atrevió a pedirle la vuelta al ruedo y todo quedó en ovación con saludos. 
"Finito" en un cambio de mano en su inspirada faena a "Portilloso". (foto: aplausos.es)
La faena fue breve, con algunos altibajos, pero con muletazos de mucho gusto, torería, hondura y belleza. Sin duda, se hubiese vivido con mayor intensidad de no haber sido en el primer toro. Aún así, no ha sido una faena rotunda, porque el día en que “Finito” cuaje un toro de verdad, se nos van a saltar las lágrimas. El cuarto fue un toro soso y sin fuerza, ante el que no tuvo más remedio que abreviar.
Manzanares tuvo hoy una tarde dura y difícil que el público, por desconocimiento, no supo valorar. A su primero lo recibió con un ramillete de verónicas muy templadas. El toro hizo en varas una de las mejores peleas de la feria, derribando en el primero y empleándose en el fuerte segundo puyazo de “Chocolate”. El toro pareció mejor de lo que era realmente, pues fue más genio que bravura. Manzanares estuvo valiente y firme con el toro, dejando que los pitones le tocasen el pecho en un titubeo del ejemplar. El astado acabó aburriéndose y quedándose corto. Manzanares dejó buenos detalles, mató de buena estocada al segundo intento y saludó una ovación, pero el diestro pareció no estar al mismo nivel del sábado. Cuando tenía que salir a lidiar el quinto, se anunció por megafonía que el torero estaba siendo atendido en la enfermería y saldría en sexto lugar a estoquear al segundo de su lote. No llevaba cornada, pero pronto llegaron noticias de que padecía una gastroenteritis que le había producido deshidratación y le estaban suministrando suero.
Manzanares dejándose llegar al primero de su lote. (foto: aplausos.es)
A pesar de todo, tiró para adelante para no dejar a su compañero el toro que él debía estoquear. Salió con buen tranco el sexto y Curro Javier le dio varios capotazos sublimes, pero se vino abajo en el último tercio. El toro se quedaba corto y el torero intentó alargarle el viaje logrando pasajes buenos. Mató de gran estocada al segundo intento y fue silenciado, dirigiéndose a la enfermería al finalizar el festejo. Manzanares ha estado hoy a un nivel algo más bajo de lo que nos tiene acostumbrados, pero hay reconocer que ha hecho un gran esfuerzo en esta tarde. Lo fácil hubiese sido presentar parte médico y no vestirse de luces o haber dejado que “Finito” despachase al segundo de su lote, pero no. A pesar de padecer esta enfermedad tan dolorosa y molesta, José María ha tirado para adelante y ha estoqueado los dos toros sin que se notase en exceso su limitación. Los toreros están hechos de otra pasta, no lo olviden.
Completaba el cartel Luque, a quien hoy se le acababan sus opciones en la feria. Lo cierto es que, como él ha dicho, de cuatro toros no le ha embestido ni medio. Tuvo una buena actuación ante su primero, un ejemplar “mansito” y algo soso al que consiguió sujetar en los medios, al que realizó un trasteo de gran decisión y con buenos pasajes sobre la izquierda. Calentó al respetable en el final por “luquecinas”, pero el pinchazo previo a una gran estocada se llevó toda posibilidad de tocar pelo. El sexto fue el peor con diferencia del encierro, manso de salida, no peleó en el caballo y pareció mejorar en banderillas, pero nada más empezar la faena se rajó descaradamente y se recorrió todo el albero hasta la puerta de toriles. Allí sacó peligro y Luque le buscó las vueltas para intentar sacar agua de un pozo vacío. Fue silenciado tras pinchar cuatro veces.
Natural de Luque al primero de su lote. (foto: plazadetorosdelamaestranza.com)
En resumen, se ha lidiado una corrida bien presentado de El Pilar, de la que solo se salva el notable primero. “Finito” dejó una torerísima faena ante su primero y se estrelló ante su segundo, Manzanares hizo el esfuerzo de torear enfermo y tampoco tuvo demasiadas opciones de triunfo y Luque demostró que todavía le queda mucho por decir.
Mario García Santos (@mario_garsan)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario