sábado, 12 de septiembre de 2015

Feria Taurina de Camas (primer festejo)

Antes de comenzar mi crónica, he de subrayar lo difícil que para mi es escribirla, pues todos los que hoy han toreado, son compañeros y amigos míos, con quienes he entrenado desde hace tiempo y por supuesto sé toda la ilusión y el sacrificio que han puesto solo pensando en este día, por tanto, me es muy complicado ser imparcial.
Los cuatro actuantes del festejo haciendo el paseíllo.
En la plaza de toros de Camas se han lidiado 4 ejemplares llegados desde "Tapatana" (3 con el hierro de Carlos Núñez y 1 con el de Los Derramaderos), que han sido lidiados por los alumnos de la Escuela Taurina de Camas: Adrián Ruiz, Carlos Fernández, Álvaro Vicario y Mariano Fernández.
Con lleno en los tendidos, el festejo comenzó puntual a las seis y media de la tarde. Abrió plaza Adrián Ruiz, el cual fue el único de los actuantes que lidió un eral, mientras que el resto lidiaron añojos. El ejemplar de pelo negro y bien presentado resultó ser noble, alegre y manejable aunque le faltó chispa para transmitir. Muy bien recibido y lidiado de salida, después le realizó el torero un buen quite por chicuelinas rematado con media. Jesús Álvarez, quien se encargaba de la brega durante el tercio de banderillas, sufrió un resbalón justo cuando le corría para atrás al novillo, pero por suerte todo quedó en un susto. Adrián entendió a su oponente y le dio el sitio y la distancia que este encaste más que ninguno requiere y tiró de raza y oficio para llevar a cabo una entonada labor, a la que le faltó explotar. Tandas ligadas y llevando toreado al novillo por la derecha y por la izquierda, por donde tenía menos viaje, supo taparlo y alargárselo. Ya con la espada, finalizó con unos ayudados por alto y un desplante tirando la muleta, antes de dejar media estocada caída que bastó. Tras la unánime petición del público, Adrián paseó las dos orejas.
Derechazo de Adrián Ruiz al que abrió plaza.
En segundo lugar, Carlos Fernández lidió un añojo chorreado bastante fuerte y con presencia de eral, que resultó el peor del festejo. Salió muy suelto de salida y acabó definiéndose para mal. Novillo muy complicado, que no tuvo un pase por el derecho y embistió cabeceando y sin humillar por el izquierdo.  En banderillas colocó un muy buen par Jesús Álvarez y queda para la anécdota el par que puso Luis Borrego en lo que empezó siendo un cuarteo y acabó siendo un quiebro improvisado, del que sorprendentemente salió airoso.
Carlos Fernández embarcando con la diestra al segundo de la tarde.
Carlos brindó al público y en el inicio por bajo el novillo le desarmó en el segundo doblón por el derecho. Carlos lo supo ver enseguida y lo sacó a los medios toreando por el único pitón con posibilidades. La faena comenzó con una tanda ligada por la izquierda y acabó siendo un trasteo de altibajos, pues al áspero novillo había que poderle y dominarle, pero sin la experiencia ni el oficio que dan los años en la profesión, Carlos, aunque hubo momentos de la faena en los que estuvo por encima del animal, no consiguió alcanzar el lucimiento deseado y tampoco la gente se dio cuenta de la dificultad de su oponente. No acertó con la espada hasta la cuarta entrada, pues el novillo no le dejaba pasar (recuerden que en la suerte suprema se sale por el pitón derecho). El público reconoció su esfuerzo y le sacó a saludar una cariñosa ovación.
 
Álvaro Vicario con la oreja del tercero.
En tercer lugar actuó el joven Álvaro Vicario, quien debutaba como becerrista, por lo que, como siempre se ha hecho, se le escogió un añojo de menos presencia para su debut. El becerro, de pelo negro salió con pies, pero pronto evidenció su falta de fortaleza, la cual hizo deslucir en parte su actuación. El becerro, al que volvió a poner un gran par Jesús Álvarez, tuvo buen son, pero no transmitió arriba. Álvaro brindó al público su faena y el becerro perdió las manos ya en el inicio. El debutante no tuvo más remedio que abusar del unipase y pegarlos sin obligar a su novillo, con el que consiguió lograr buenos pasajes de entrega y buena actitud, en una labor que fue a menos. Mató a la tercera y acabó paseando una oreja tras escuchar un aviso, y que por ser la primera que corta en su vida, no quiso desprenderse de ella.

Pero sin duda el acontecimiento de la tarde lo protagonizó Mariano Fernández, que se llevó el gordo. A Mariano le sonrió la fortuna en el que también fue su debut como becerrista. El novillo con el que se estrenó fue un precioso melocotón ojo de perdiz, el único de los 4 que no llevó el hierro de Núñez, sino el legendario hierro de la R de Rincón, que tantas tardes de gloria dieron a las grandes figuras el siglo pasado. El becerro fue simplemente un carretón además de una pintura, y tuvo clase y nobleza para reventar. Brindó Mariano a Fernando Rodríguez "El Almendro" y comenzó su faena sacándoselo a los medios sin obligarlo en exceso. Después, con solo dos tandas, una con cada mano, formó un alboroto, pues se las pegó de verdad, con la pata alante, metiendo los riñones, sintiéndose y toreando con gusto. Después, el novillo se acabó aplomando y tampoco el torero fue capaz de mantener la intensidad con la que había empezado su faena. Pero ya tenía al público en el bolsillo y en los medios, recetó al melocotón un soberbio espadazo. Se le concedieron las dos orejas y también se pidió el rabo de forma unánime, y el joven diestro también se llevó para casa los trofeos.

Dos momentos de la actuación de Mariano Fernández con el excelente ejemplar que cerró plaza.
Finalmente Adrián Ruiz y Mariano Fernández salieron en hombros en el final del festejo.
Mañana por la tarde se celebrará el segundo y último festejo de la feria, en el cual, con ejemplares de la misma ganadería, actuarán Curro Jurado, Fernando Gandullo, Antonio Rojas Novo y Alfonso Alonso. En el festejo queda entredicha la presencia de Fernando Gandullo, quien se ha roto un metatarsiano de la mano derecha, pero que aún no ha decidido si arriesgará y finalmente hará el paseíllo en la misma plaza donde el pasado año realizó una gran faena y que desde entonces ha quedado inédito.
 
Por último he de mencionar que en breve publicaré otra entrada sobre mi actuación en el tentadero público esta mañana, que será escrita por la periodista Inmaculada León (hermana del poeta José León) y en la que, probablemente, también dejará su opinión un compañero de mi escuela, pues siempre soy yo quien hago las crónicas sobre ellos, y por una vez, no esta mal que los papeles se intercambien.
Al natural esta mañana en el tentadero público en
Camas. (Foto: Ambrosio García Pabón)
Mario García Santos (@mario_garsan)

No hay comentarios:

Publicar un comentario