lunes, 28 de septiembre de 2015

Sobre la actuación de Mario García en Camas (por Inmaculada León)

Como anuncié en la crónica de la Feria de Camas, mi amiga la periodista Inmaculada León, me iba a escribir la crónica de mi actuación en el tentadero público en la plaza de toros de Camas, y finalmente así ha hecho. Inmacula León escribe lo siguiente:
Inmaculada León.
¡Ya no hay solución, Carmen...!
"Mario nació envenenado por el toreo, esa enfermendad incurable de la que hablaba el mismísimo Juan Belmonte, pues con apenas 10 años sus inquietas ideas le lanzaron a publicar su primer libro 'Mis saberes sobre el toro', una obra que desvelaba sus revolucionarias ganas por conocer más sobre un mundo que, desafortunadamente, cada vez cuenta con menos aficionados jóvenes.
Jamás olvidaré el día que nos conocimos, una calurosa mañana de agosto hace unos años en la hemeroteca municipal de Sevilla, mientras nos sumergiámos los dos en la historia del toreo. Este pequeño, que ya es un adolescente con las ideas demasiado claras, buscaba datos sobre toros importantes para su nueva publicación y en concreto sobre 'Laborioso', aquel novillo del Marqués de Albaserrada que indultara Rafael Astola en la Maestranza en 1965.
Pues bien, como digo, este joven, que nunca dejará de sorprenderme, ha tenido la valentía de poner en práctica sus conocimientos y apuntarse a la escuela taurina de Camas y reconozco que cada vez que lo veo en los alrededores del templo del toreo sevillano o leo alguna nueva entrada en su blog, me contagia porque compruebo que la Fiesta está más viva que nunca y que, en un sentido o en otro, hay cantera.
La pasada semana Mario le dio unos muletazos a una becerra en un tentadero público, organizado por la citada escuela, que, con toda seguridad, se le quedarán grabados a fuego en su alma, pues simplemente con sentir su agitada respiración, relajarse al natural con extrema suavidad, cogiendo la muleta con la yema de sus dedos y ver pasar al animal obedeciendo a sus vuelos... el veneno se inyecta con más fuerza. De hecho, creo que ya es imparable.
¡Ya no hay solución, Carmen...! y más cuando afino el oído y confirmo que eres tú, su propia madre, la que le anima desde el tendido. Así que nada, que Dios reparta suerte, y que se decante por lo que se decante el niño, me refiero a la pluma como periodista taurino desde el tendido o a calarse la montera sobre el albero, hará siempre lo que el corazón le mande, que para eso está.
 
Enhorabuena Mario por tu gran afición, por tu constancia, por tu defensa de la Fiesta y por tus ganas, en todos los sentidos, para que el toro bravo nunca, repito nunca, muera en la oscuridad de un matadero."

Desde aquí te agradezco las palabras tan bonitas que me dedicas y lo bien que hablas de mi en todos los sentidos.
Por otro lado, sigo buscando a un compañero de mi escuela que esté dispuesto a escribir unas líneas sobre mi desde un punto de vista más técnico por ser quien que sabe lo que es ponerse delante. A ver si lo consigo encontrar...
Objetivamente, puedo decir que en el tentadero se lidiaron tres becerras de Carlos Núñez, la primera, la más grande, fue parada por Adrián Ruiz y toreada por el propio Adrián, por Carlos Jesús Barranca y por José Ruiz "Petete".
Natural de Carlos Jesús Barranca a la primera del tentadero.
La segunda, de menor tamaño fue parada y toreada por Curro Jurado, y después salí con la muleta yo, de nuevo "Petete" y por último por Alejandro Gordillo, que se puso delante por primera vez. La última fue todavía más chica y tras pararla Antonio Rojas, la toreó Samuel Cruz, que también toreaba aquí por primera vez.
Mientras tanto yo, lo único que puedo decir sobre mi mismo, es que disfruté mucho con la mano izquierda, que era el pitón bueno de la becerra y le pude pegar una docena de naturales buenos. La becerra, muy noble y alegre, realmente quería más que podía y también hubo momentos en los que, empeñado en hacer faena no supe ver que ella necesitaba un poco de tiempo. Perdí la muleta en varias ocasiones, lo cual me da mucho coraje, pues cortó los olés de la gente cuando la faena empezaba coger vuelo. Algunos compañeros me han dicho que eso es normal, que he toreado poquísimo y que por mucho que se entrene, el no ponerse delante complica el cogerle el ritmo al animal y el desarrollar el sentido del temple, pero creo que al final se lo acabé encontrando y fui de menos a más, llegando a hacer por momentos el toreo como lo siento y lo entreno y que creo que se resume perfectamente en esta foto que me hizo mi padre, que es de la última tanda.
 
Por encima de lo que yo pudiera haber sentido, el hecho de que varios profesionales y amigos me diesen la enhorabuena, no por darte una palmadita en la espalda, (que nunca te la darán) sino por recocerte que realmente lo has hecho bien, me llenó casi tanto como los propios naturales.
Pues sí Inma, me he envenenado. Pero de eso hace tiempo ya, solo que lo del pasado día 11 es la confirmación por si quedaban dudas. Ahora toca seguir entrenando y perseguir el sueño.
 
Mario García Santos (@mario_garsan)

No hay comentarios:

Publicar un comentario